Biomet is now Zimmer Biomet

X

 Mensaje de consentimiento

Este sitio web puede definir una o más cookies en su ordenador. Para información sobre cookies en general y las específicas que pueden ser definidas por este sitio web, lea nuestra Política de cookies. Para información sobre la gestión de cookies, incluyendo cómo evitar que se definan en su ordenador, visite el sitio web "All About Cookies" (Todo sobre cookies). Consideraremos el uso continuado de un sitio web de Biomet como una expresión de su consentimiento para permitirnos definir una o más cookies en su ordenador.
 

 

Sra. Maskell – Paciente

 

  

“Te sientes más segura a la hora de ir a la cirugía” 


Sra Maskell, paciente

Fui sometida a una sustitución total de cadera y también tenido anteriormente hace siete años en la otra parte, así que he pasado antes por ello. El procedimiento completo desde que me vio el especialista en consultas externas hasta el momento de la intervención real fue mucho mejor.

 

Ir a la Joint School, aunque he pasado antes por el procedimiento, fue muy reconfortante, muy útil y para las personas que no hayan pasado antes por eso les será de ayuda sin duda. Gente con la que he hablado en la planta tras la intervención también descubrieron que era así. Creo que es un buen entorno y se lo recomendaría a cualquiera.

 

Fui al médico de cabecera y me dio cita muy pronto, creo dos semanas después de la visita. Me hablaron acerca de la Joint School y de que me darían hora, cuando fui me sentí mucho más segura. Al principio te dicen que volverás a casa el cuarto día, pero mi herida todavía no estaba curada y no me dieron el alta hasta el día siguiente, pero ¡me fui tan bien!

 

Nos dieron la bienvenida, había muchas personas en la sala, y nos explicaron exactamente lo que iba a pasar: que tendríamos una charla con el cirujano y otra con un anestesista, que habría un fisioterapeuta, un terapeuta ocupacional, un farmacéutico y, si queríamos, podíamos visitar la planta y hablar con el personal de enfermería.

 

Tras todas esas charlas, y cuando llegó la hora del fisioterapeuta, me dieron las muletas, medidas por ellos, y me hablaron de los ejercicios que debía hacer en el preoperatorio. El terapeuta ocupacional determinó lo que necesitábamos en casa y lo pidió allí; en pocos días llegaron los asientos elevadores de WC y también nos prestaron un taburete de ducha. Fue increíble. El farmacéutico me habló de todos los fármacos y me dijo lo que debía tomar hasta el día de la intervención y lo que tenía que dejar de tomar con antelación, para que lo tuviera en cuenta. Nada que ver con la última vez; fue asombroso.

 

Pienso que el hecho de estar bien preparado para la intervención a la que te van a someter, para que sepas qué hacer después, te prepara mejor para la operación y también creo que es bueno que actualmente la gente salga del hospital lo antes posible: en primer lugar por el riesgo de infección que existe y también porque es mejor, sin duda fue mejor para mí estar en casa, en mi propio entorno; nadie quiere estar en el hospital más tiempo del necesario.

 

La verdad es que me sorprendió que todos los que estuvieran allí el día que fui tuvieran alguien al lado y creo que todos estaban gratamente impresionados; las personas con las que he hablado desde entonces y que han pasado por ello dicen que sí, que es algo muy positivo.

 

Opino que el Trinity Ward es un centro excelente. Todo el personal es muy bueno, trabajan juntos como un equipo y eso es realmente positivo, no puedo reprochar nada.

 

Se lo he recomendado a las personas con la que he hablado. Hay personas de mi edad que sé que están sufriendo y les hablo de ello, ¿qué otra cosa puedo hacer? Creo que todo fue genial.

 


 << vuelta