Biomet is now Zimmer Biomet

X

 Mensaje de consentimiento

Este sitio web puede definir una o más cookies en su ordenador. Para información sobre cookies en general y las específicas que pueden ser definidas por este sitio web, lea nuestra Política de cookies. Para información sobre la gestión de cookies, incluyendo cómo evitar que se definan en su ordenador, visite el sitio web "All About Cookies" (Todo sobre cookies). Consideraremos el uso continuado de un sitio web de Biomet como una expresión de su consentimiento para permitirnos definir una o más cookies en su ordenador.
 

 

Los pacientes nos cuentan

 

 

“Empecé a andar al mismo tiempo que los demás, y estábamos cansados todos, pero no era doloroso, fue bonito”

 


Sra. Crawley, paciente

Me sometí a la sustitución de una rodilla. Tenía desgastado el cartílago entre los huesos así que había contacto de hueso sobre hueso y era muy incómodo. Al final no podía caminar mucho rato, cada paso era doloroso. El caso es que mi calidad de vida iba cuesta abajo, ya no podía salir a pasear con los nietos y cosas por el estilo. Por eso ahora es estupendo, ¡he recuperado mi vida!


 
Acerca de Joint School

 

Útil, realmente útil. Podías tratar cualquiera de tus preocupaciones antes de la intervención y sentías que podías preguntar incluso cosas nimias, cosas tontas que probablemente no preguntarías si estuvieras cara a cara con un médico, pensarías que es algo estúpido, pero el hecho de que estuvieran todos los demás allí fue de mucha ayuda. Fue agradable que mi marido me acompañara porque me daba bastante miedo saber lo que me esperaba y creo que resultó muy útil.

 

¡Disfrutó siendo el “entrenador”, con el credencial colgado! Y recordó cosas que yo tal vez no habría recordado, así que entre los dos teníamos una visión completa de lo que iba a pasar. Aunque parezca extraño, durante un descanso vino una señora y me dijo: <<Estoy muy contenta de que haya hecho esa pregunta porque iba a hacerla yo>>, pero le daba vergüenza preguntar; fue de gran ayuda saber que otras personas sentían lo mismo.

 

Tras la operación

 

Puesto que sabes lo que te espera, estás preparado. Por descontado, me puse un poco nerviosa la primera vez que me levanté porque piensas <<¿irá todo bien?>>, pero al día siguiente estaba caminando. Y en unas 2 o 3 semanas ya caminaba sola y sin bastones. Los dejé antes de lo que tenía previsto pero no sentía que los necesitara y daba vueltas por allí. Para las escaleras necesité un poco más de tiempo y solía dejar los bastones cerca de las escaleras para subirlas y bajarlas, pero por lo demás caminaba por el interior normalmente.

 

En Navidades mi hija y mi nuera siempre me llevan a comprar los regalos. El año anterior lo pasé mal yendo de tienda en tienda, pero estas Navidades caminaba igual de bien que cualquiera y aunque estábamos todas cansadas no me dolía, ¡fue estupendo!


<< vuelta