Biomet is now Zimmer Biomet

X

 Mensaje de consentimiento

Este sitio web puede definir una o más cookies en su ordenador. Para información sobre cookies en general y las específicas que pueden ser definidas por este sitio web, lea nuestra Política de cookies. Para información sobre la gestión de cookies, incluyendo cómo evitar que se definan en su ordenador, visite el sitio web "All About Cookies" (Todo sobre cookies). Consideraremos el uso continuado de un sitio web de Biomet como una expresión de su consentimiento para permitirnos definir una o más cookies en su ordenador.
 

 

Los pacientes nos cuentan

 

 

 

 

 

“Corro, hago de todo, sonrío porque estoy feliz de nuevo”


Sr. Francis, paciente

Tomaba muchos analgésicos hora tras hora. He practicado deporte más o menos toda mi vida, todos los deportes imaginables y también artes marciales: Kárate, Kung-fu, Taekwondo, Jujitsu; todos los estilos. Tengo siete cinturones negros en primer dan. Tengo el quinto dan en uno y el cuarto dan en otro. ¡No está tan mal!

 

Un día caminaba por la calle y empecé a sentir dolor. Obviamente tuve que adaptar la marcha y empecé a cojear para aliviar el dolor.

 

Dejé de hacer deporte. Para ser sincero, el dolor era tan intenso que resultaba una pérdida de tiempo practicarlos, así que lo dejé correr.

 

Vuelvo a entrenar, estoy enseñando otra vez. Corro, hago de todo y he vuelto a sonreír.

 

Ir a Joint School


La verdad es que tenía un poco de miedo de empezar porque realmente no quería saber lo que pasaría, pero me explicaron lo que sucedería, tanto el fisioterapeuta como el personal de enfermería, y me sentí más cómodo y relajado.


Mi hija vino a la escuela de cadera porque faltó al colegio ese día y se lo pasó genial, incluso le ayudó a disipar sus dudas. Si yo no hubiera acudido al centro creo que habría sido un manojo de nervios, pero me reconfortaron, me sentí mejor.

 

Cuando volví seis semanas después de la operación, me encontré con bastantes de ellos y todos llevaban bastones y dos muletas y yo no llevaba nada, por eso sonreía. Tenían un poco de envidia porque no llevaba bastones y ellos sí. Pero cuando les expliqué que había hecho caso al fisioterapeuta y que hacía los ejercicios en casa me dijeron que tenían que ir allí y hacer los ejercicios porque en casa la mayoría se sentaba frente al televisor.

 

Fantástico, porque como digo vuelvo a entrenar, enseño a niños y adultos, enseño defensa personal, críquet, distintos deportes, sin ningún dolor. No tengo que seguir preguntándome si va a doler, simplemente actúo de la forma habitual sin contenerme.

 

Con sinceridad, cuando la gente me pregunta a qué lugar puede acudir siempre digo que vayan a Mount Vernon.


<< vuelta